I feel wood!

I feel wood!

Trabajando con madera

El blog de ARTIFIC

El taller (1)

EvoluciónPosted by Carlos 01 Feb, 2016 15:37
Me encuentro a gusto en el taller, satisfecho de las cosas que salen de él y disfrutando de mi pequeño espacio.
Son pocos metros cuadrados e intento aprovecharlos al máximo. me obligo a ser ordenado, a recoger restos y a evitar que se acumule la viruta y el polvo, (el torno es especialmente generoso en la producción de esas sobras).No hay zonas diferenciadas de trabajo más allá de que resulte cómodo el uso de las máquinas y la ejecución de operaciones manuales.
El centro del taller es mi mesa de trabajo, no es un banco típico. Recuerdo, a principios de los ochenta, los cinco o seis aprendices trabajábamos en bancos de carpintero, luego en mi primera etapa en un taller con cuatro carpinteros sólo había un banco, se trabajaba sobre todo sobre caballetes, sobre las máquinas y en mesas de montaje tan grandes como permitía un tablero. De modo que no echo de menos un banco de carpintero tradicional. Conozco las bondades y efectividad de las mordazas laterales y de los múltiples sistemas de fijación que se pueden llevar a cabo en algunos de ellos pero hay muchos modos de solucionarlos con solvencia en una superficie de trabajo sólida y estable.
El sobre es de una sola tabla de iroko El resto de la estructura de pino armada de modo que, en efecto, la mesa no tenga alabeos, sea rígida, plana y muy fuerte pese a la ligereza de las cuatro patas de palisandro que la sustentan.
Para el trabajo a mano cuento con mi tablero de herramientas en en que encuentro lo básico al alcance de la mano. Dispuse en él garlopa y juntera de hierro, cepillos simples de hierro y de madera, mazas y martillos, diversas sierras y serruchos, juego de formones, escuadras y herramientas de marcaje y comprobación, variadas herramientas de mano de uso general, alicates, tenazas, atornilladores, etc, y una pequeña variedad de gatos y sargentos (nunca son suficientes, o suficientemente largos). La herramienta de mano es infinita, en usos, tipos, precios y valores pero la mayor parte de los trabajos se llevan a cabo con muy pocos utillajes. Si la herramienta es buena proporciona disfrute y placer, si es mala disgustos y cabreos. Por eso, a lo largo de los años, he tratado de hacerme con herramientas de calidad, que por norma general, son "para siempre".
Las sencillas estanterías de tablas sobre simples cartelas de madera suponen un desahogo de almacenaje. El mueble reciclado y adaptado con puertas y cajones oculta las herramientas eléctroportátiles (que las hay) cumpliendo una doble misión: una vez preparada una tabla y marcada, cuesta menos coger el serrucho, cortar y volver a colgarlo que sacar la caladora, desenrollar el cable, enchufar, cortar, desenchufar, enrollar y guardar. Cuesta menos decirlo y también cuesta menos hacerlo así que me fomenta el uso de las herramientas de mano.

Por supuesto, en invierno, no puede faltar la estufa que, convenientemente alimentada, aporta comfortabilidad al taller.

Otro día continuaré con el resto, máquinas, acopios y almacén...



  • Comments(0)//blog.artific.es/#post14