I feel wood!

I feel wood!

Trabajando con madera

El blog de ARTIFIC

El taller (2)

EvoluciónPosted by Carlos 05 Jun, 2016 21:02
Ya dije que mi taller era pequeño, ¿verdad?... Bueno, en realidad es diminuto.
Pero la calidad de los trabajos no se mide en los metros cuadrados que se necesitan para llevarlos a cabo, ni en la capacidad de las infraestructuras, talleres y almacenes.

El espacio justo conlleva tomar decisiones lógicas a la hora de seleccionar maquinaria adecuada, funcional y bien dimensionada.
Al no tener necesidad de trabajar con procedimientos industriales las máquinas son básicas y sin pretensiones.

Dispongo, como no podía ser de otro modo, de un torno manual con bancada de 1200 mm. Las herramientas y utillajes del tornero son muchas, variadas y específicas pero no uso demasiadas, más bien hago uso intensivo de algunas de ellas...
En mi máquina universal (ese es el nombre que se le ha dado siempre a las combinadas de carpintería) puedo llevar a cabo seis operaciones con precisión, calidad y capacidad adecuadas. Es pequeña, ocupa poco más de un metro cuadrado, pero muy funcional.
Una vieja ingletadora sencilla, un taladro de columna y una sierra de cinta completan mis necesidades de maquinaria estacionaria y semiestacionaria.

Como máquinas auxiliares uso a diario una muela de afilado y me son muy útiles compresores y aspiradores.
Las máquinas electroportátiles básicas sirven de apoyo cuando es necesario, sobre todo en trabajos fuera del taller.

Todas las máquinas requieren espacio alrededor pero las uso de una en una de modo que no me generan demasiados problemas.

Los acopios de material sí pueden ser un problema. Trato de almacenar en vertical siempre que puedo, y organizar maderas y restos útiles de modo que no estorben en el trabajo de diario. Ya dije que me gusta trabajar en el taller... Disponer de maderas de calidad y de capacidad para trabajarlas ayuda.
Disfruto trabajando las exóticas wengué, padouk, ébano, katalox, cedro de Honduras, cuta, pequía, mongoy, bosse,... las nobles nogal, arce, fresno, roble,... las funcionales iroko y sapelly, y las omnipresentes especies comerciales de pino, radiata, flandes, gallego, melix...



  • Comments(0)//blog.artific.es/#post16

El taller (1)

EvoluciónPosted by Carlos 01 Feb, 2016 15:37
Me encuentro a gusto en el taller, satisfecho de las cosas que salen de él y disfrutando de mi pequeño espacio.
Son pocos metros cuadrados e intento aprovecharlos al máximo. me obligo a ser ordenado, a recoger restos y a evitar que se acumule la viruta y el polvo, (el torno es especialmente generoso en la producción de esas sobras).No hay zonas diferenciadas de trabajo más allá de que resulte cómodo el uso de las máquinas y la ejecución de operaciones manuales.
El centro del taller es mi mesa de trabajo, no es un banco típico. Recuerdo, a principios de los ochenta, los cinco o seis aprendices trabajábamos en bancos de carpintero, luego en mi primera etapa en un taller con cuatro carpinteros sólo había un banco, se trabajaba sobre todo sobre caballetes, sobre las máquinas y en mesas de montaje tan grandes como permitía un tablero. De modo que no echo de menos un banco de carpintero tradicional. Conozco las bondades y efectividad de las mordazas laterales y de los múltiples sistemas de fijación que se pueden llevar a cabo en algunos de ellos pero hay muchos modos de solucionarlos con solvencia en una superficie de trabajo sólida y estable.
El sobre es de una sola tabla de iroko El resto de la estructura de pino armada de modo que, en efecto, la mesa no tenga alabeos, sea rígida, plana y muy fuerte pese a la ligereza de las cuatro patas de palisandro que la sustentan.
Para el trabajo a mano cuento con mi tablero de herramientas en en que encuentro lo básico al alcance de la mano. Dispuse en él garlopa y juntera de hierro, cepillos simples de hierro y de madera, mazas y martillos, diversas sierras y serruchos, juego de formones, escuadras y herramientas de marcaje y comprobación, variadas herramientas de mano de uso general, alicates, tenazas, atornilladores, etc, y una pequeña variedad de gatos y sargentos (nunca son suficientes, o suficientemente largos). La herramienta de mano es infinita, en usos, tipos, precios y valores pero la mayor parte de los trabajos se llevan a cabo con muy pocos utillajes. Si la herramienta es buena proporciona disfrute y placer, si es mala disgustos y cabreos. Por eso, a lo largo de los años, he tratado de hacerme con herramientas de calidad, que por norma general, son "para siempre".
Las sencillas estanterías de tablas sobre simples cartelas de madera suponen un desahogo de almacenaje. El mueble reciclado y adaptado con puertas y cajones oculta las herramientas eléctroportátiles (que las hay) cumpliendo una doble misión: una vez preparada una tabla y marcada, cuesta menos coger el serrucho, cortar y volver a colgarlo que sacar la caladora, desenrollar el cable, enchufar, cortar, desenchufar, enrollar y guardar. Cuesta menos decirlo y también cuesta menos hacerlo así que me fomenta el uso de las herramientas de mano.

Por supuesto, en invierno, no puede faltar la estufa que, convenientemente alimentada, aporta comfortabilidad al taller.

Otro día continuaré con el resto, máquinas, acopios y almacén...



  • Comments(0)//blog.artific.es/#post14

Niebla

EvoluciónPosted by Carlos 23 Oct, 2015 02:30
El otoño llegó ayer muy pronto por la mañana.
La luz cambia, el sol luce poco y calienta menos.
Pronto comenzará a hacer frío, casi apetece encender la estufa...
La puerta del taller cerrada, ¡qué bien se está dentro!.
La leña cortada, apilada y a cubierto.
Mucho trabajo y ganas de emprenderlo, ideas, esbozos, madera preparada...
Este otoño va a ser intenso, lo presiento. Y muy productivo.

Y la niebla matutina desde la terraza para ilustrar mis sensaciones.


  • Comments(0)//blog.artific.es/#post12

Apuntes y listas

EvoluciónPosted by Carlos 05 Oct, 2015 00:58
Desde hace mucho tiempo he pensado que soy una persona muy ordenada pero extraordinariamente desorganizada. Lo primero tiene que ver con lo material, el trabajo, mis cosas... Lo segundo, siendo un aspecto profundo de mi ser, afecta a todas mis actividades y sobrepasa mi faceta ordenada amenazando con sumirlo todo en el más absoluto caos.

Soy un mago de la procrastinación, un experto en dejar para mañana lo que "debería" hacer hoy.
La toma de conciencia de esas actitudes se convierte en una magnífica aliada de la razón a la hora de intentar mejorar lo que tendemos a considerar errores pero no siempre son errores y no siempre lo razonable es lo mejor.
Lo realmente bueno es, justamente, analizar el conflicto que se genera entre lo "correcto" y la conducta que nos cuesta cambiar.

Cuando me he documentado sobre cómo mejorar mi organización siempre he topado con buenos ejemplos de gente primorosamente organizada, con sus listas, sus apuntes, sus métodos... todo perfectamente estructurado y llevado a cabo de manera metódica con tenacidad y rigurosidad... ¡Ja! justo lo que me falta, ser tenaz, riguroso y metódico.
Puedo adoptar un sistema, el mejor, que sí funciona, pero sólo lo hace mientras estás pendiente de él. Eso no me sirve, o mejor, yo no sirvo para los métodos de organización que me pidan "ser organizado" como el GTD (Getting Things Done).
Todo esto puede resultar demasiado confuso y ambiguo, realmente lo es...

Aquí es donde entra en juego el análisis del conflicto, por que permite valorar que cosas son interesantes de las estrategias que te sugieren, que realmente no impliquen grandes modificaciones en la conducta, vamos, cosas que pueda hacer sin esfuerzo ni cambio de costumbres. De eses modo puedes adoptar lo que te resulte adecuado y desestimar todo lo demás.
Parece fácil pero no lo es, hay que ser muy cauto para no asumir como buenas, acciones que, pareciendo imprescindibles en la estrategia general de organización, van a ser un lastre para el modelo propio.

Finalmente he logrado una simplificación básica y funcional para organizarme. Es tan sencilla que parece de primaria pero es potente y hace que sienta que tengo el caos bajo control.
Siguiendo con el análisis pienso: ¿cómo no había llegado antes a esta conclusión? Y es que obcecarse en mejorar demasiadas cosas nos lleva en ocasiones a desestimar la solución más fácil.

Bueno, tras esta reflexión, este es el método que uso para sentirme cómodo dentro de una mínima organización sin dedicarle apenas tiempo ni modificar mis hábitos.

Uso una libreta o cuaderno de forma habitual para tomar apuntes, desde hace mucho tiempo, mucho mejor que con hojas sueltas o apuntes digitales.
Aprovecho ese mismo soporte para anotar en una lista contínua las cosa que quiero recordar, hacer o lo que sea.
Tengo en el mismo sitio los apuntes de mi trabajo y mi lista. Siguiendo algunas ideas de métodos como Bullet journal o Dash/Plus uso marcas para mantener o modificar el estado de cada anotación.
Cada anotación con un guión largo (-), le doy importancia cruzándolo en vertical (+), le asigno una fecha o una dependencia añadiendo una flecha (>), y tacho la entrada si está completada. También puedo usar dos guiones (=) para indicar una agrupación de tareas relacionadas.
Añado la fecha en acciones que lo requieran.
Cada equis tiempo (cuando me da la gana) copio la lista en una nueva página (o páginas), sólo lo que queda por hacer, incluyendo primero las tareas normales, luego las importantes o urgentes y finalmente las nuevas. En la lista vieja trazo un circulo alrededor de la marca de cada anotación que indica que se ha pasado a otra nueva lista.
Numero las páginas del cuaderno conforme las voy usando y si añado alguna entrada a la lista relacionada con un apunte de trabajo, le incluyo a la entrada el número de página.

¿Tiene esto algo que ver con la madera? De un modo u otro todo se puede relacionar, pero en este caso, simplemente, le doy importancia a mi cuaderno de apuntes de trabajo, yo trabajo con madera y casi todo lo que hay en el cuaderno tiene que ver con madera. Las listas están junto a mis apuntes, página con página. Definitivamente sí tiene que ver con la madera.






  • Comments(0)//blog.artific.es/#post11

Nueva imagen

EvoluciónPosted by Carlos 21 Jun, 2015 04:03
Por fin.
La web de ARTIFIC está publicada y es funcional.
Ya queda menos para que todo esté en marcha.

Hasta ahora la denominación comercial era MEDIDE CARTE, la web, documentos, tarjetas, todo. He aquí la evolución del logo:La nueva marca es ARTIFIC y este es su logotipo:


Se ha reestructurado el sitio web, se han adaptado los colores y se han publicado todas las páginas.
Espero que todo funcione bien y resulte clara y agradable.

www.artific.es

  • Comments(0)//blog.artific.es/#post2